Skip to content

Ser Compasivo Sin Humillar

 

(Salmos 86:5) “Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericordia para con todos los que te invocan.”

(Efesios 4:32) “Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdonándoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo.”

(1 Juan 3:17) “Mas el que tuviere bienes de este mundo, y viere á su hermano tener necesidad, y le cerrare sus entrañas, ¿cómo está el amor de Dios en él?”

 

 

¿Cómo sabes si alguien es realmente compasivo o simplemente, aunque te ayude, te mira con desprecio? La compasión y la caridad pueden, o bien, animarte o hacer que te hundas más en tu vergüenza por recibir ayuda ¿Cuál crees que viene de parte de Dios? Así es, la que te levanta y te anima a seguir luchando.

Como misionero, tuve que humildemente pedir apoyo económico a familiares y amigos. Dios ha movido los corazones de algunos para que nos ayuden con nuestro ministerio e incluso han expresado su aprobación por nuestra decisión de servir a Dios a tiempo completo. Sin embargo, los hay que también nos han ayudado económicamente, pero no sin antes menospreciarnos y darnos consejos sobre cómo, según ellos, deberíamos hacer las cosas en la vida.

Esa compasión acompañada de una humillación no es la forma en que Dios trata a los que ama. Cuando estamos sufriendo, en necesidad, descarriados, o simplemente deprimidos, Jesús se acerca a nosotros con un corazón lleno de amor porque desea que crezcamos, que tengamos éxito y seamos victoriosos en todas las áreas de la vida. Él no espera nada a cambio, solo desea que sintamos Su amor y sepamos que somos valiosos y que podemos lograr grandes cosas con El.

La Biblia nos enseña que Dios corrige a los que ama, como un padre corrige a sus hijos. Es por compasión y amor y el deseo de que crezcan y se conviertan en unas mejores personas. Si amas a alguien, no puedes callar mientras continúa estancado. A veces, si estás ciego al problema o desganado debido a las luchas diarias, Dios usará a otros para señalar tu verdadero potencial o tu mal carácter.

La compasión sincera es la razón por la cual Dios envió a Su hijo, Jesús, a morir en la cruz. La Biblia dice que Jesús no vino a condenar al mundo, sino a salvarlo. Para librarnos del pecado y del aguijón de la muerte. Incluso si decidimos seguir con nuestra rebelión, Él aun así decidió ir a la cruz y no nos recordará más nuestra rebelión.

(“Una buena manera de discernir el carácter de alguien, es observar cómo trata a aquellos que no pueden beneficiarle de ninguna manera. El propósito tras la compasión no es endeudar a otros hacia ti. En lugar de enfocarse en lo malo, la compasión busca el bien en los demás y edifica sobre ello. Hay personas a tu alrededor que necesitan la compasión de Jesús. No pierdas una de las oportunidades que Dios te da hoy para mostrarlo”. – Bob Gass)

 

Cuidado con tus palabras cuando muestres compasión por alguien, ya que podría ser Dios o Satanás quien habla a través de ti.

 


Oraciones

• Dios, Tú eres el Espíritu de vida, Espíritu de nuestro Padre y Espíritu de Cristo.
• Gracias por ser misericordioso y compasivo con nosotros, y por enviar a Jesús a morir en la Cruz para pagar por nuestros pecados.
• Gracias por tu promesa de que si te invocamos, nos perdonarás y nos mostrarás bondad.
• Perdónanos por no mostrar compasión cuando pudimos y por no dar a los necesitados.
• Ayúdanos a mostrar más compasión y a no tener prejuicios hacia aquellos que puedan estar sufriendo.
• Queremos atraer almas a Jesús con nuestro ejemplo de amor, compasión y bondad.
• Danos tu corazón compasivo que mira sólo lo bueno de las personas y no les condena por sus fallos.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *