Skip to content

Sin Marcha Atras

 

(Hebreos 11:15-16) “Que si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo para volverse. Pero ahora anhelaban una mejor patria, esto es, la celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les había preparado una ciudad.”

(Lucas 9:62) “Y Jesús le dijo: ‘Ninguno que poniendo su mano en el arado y mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.’

 

 

¿Alguna vez te has pasado de la raya? ¿Has ido demasiado lejos con tus palabras o acciones que hagas lo que hagas, no puedes borrar lo ocurrido? No importa cuántas veces pidas perdón, ¿la relación nunca volverá a ser la misma? Desafortunadamente, esto es cierto para la mayoría de nosotros, y nuestra mente humana no puede borrar con facilidad los sentimientos pasados, ni el dolor causado o recibido por otros.

En cambio cuando hemos ido demasiado lejos o demasiado profundo con nuestra dedicación a Dios, la verdad es algo bueno. Uno nunca puede superar en como El da, ama o Su sacrificio por nosotros. De hecho, es bueno estar tan involucrados y radicales con nuestro caminar Cristiano que dar un paso atrás se vuelva difícil.

¿Has escuchado la frase “Ya no hay marcha atrás”? Se suele utilizar para determinar un punto en el tiempo o distancia a partir del cual ya no se puede deshacer lo hecho y solo podemos avanzar. Suena muy negativo ¿verdad? Pero el estar “sin marcha atrás” en el caminar con Dios es algo muy positivo para nuestro caminar espiritual.

Cuando ya hemos estado un tiempo en las calles evangelizando, cantando en el grupo de alabanza, predicando desde un púlpito o involucrándonos cada vez más en las cosas de Dios, llegará un punto en el que simplemente no podremos detenernos y volver a nuestros viejos caminos pecaminosos.

En primer lugar, no podemos defraudar a los que dependen de nosotros para seguir sirviendo en el Reino de Dios. Segundo, no podemos cambiar la presencia de Dios por un momento de placer una vez que hemos probado la bondad del Señor. Y tercero, no podemos convertirnos en un mal testigo haciendo que aquellos que nos han visto proclamar a Cristo, ahora nos vean rechazarle con nuestras acciones.

Este último resultado es algo que Dios no toma a la ligera. Por lo tanto, continúa serio en tu caminar con Cristo hasta que “ya no haya marcha atrás”. Solo entonces estarás seguro y no serás tentado a rechazar el regalo de la Salvación.

Me encanta citar una canción de DC Talk que dice “¿Qué dirán cuando escuchen que soy un fanático de Jesús, y qué harán cuando descubran que es verdad?”

 


(“Cuando sigues a Dios, no todos irán contigo; tu visión o tu llamado pueden ser su pesadilla. A menudo, el primer lugar donde sentirás esto será en tu propia casa, tal como sucedió con José o Jesús.” – Bob Gass)

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres el Dios que contesta las oraciones. El Dios de las colinas y los valles, Dios de toda la tierra.
• Guárdanos de las tentaciones del mundo que nos atraen a retroceder en nuestra promesa de seguir a Jesús como nuestro Señor.
• Gracias porque ya no somos esclavos del pecado y por medio del Espíritu Santo tenemos la capacidad para vivir una vida de justicia.
• Perdónanos, si tras decidir servir en Tu reino, seguimos mirando atrás a los placeres que disfrutamos cuando estábamos enredados en el mundo.
• Mantennos al tanto de nuestro testimonio a todos los que nos conocen ahora que Te hemos estado siguiendo. Pedimos que lleguemos al punto de no retorno, donde dejar Tus caminos o hacer menos por Tu reino ya no sea una opción.
• Declaramos que seremos fieles hasta el final y recibiremos nuestra recompensa.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *