Skip to content

Sin Muerte No Hay Cielo

(Filipenses 1:21) “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.”

(Filipenses 2:7) “sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres:”

(Juan 3:30) “Es necesario que Él crezca, y que yo mengüe.”

(Juan 12:24-25) “De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.”

 

Todos esperan a la muerte para experimentar el Cielo. Sin embargo, esto no es bíblico. El cielo y toda su gloria no es algo por lo que tengamos que esperar hasta después de morir, sino que en realidad es lo que disfrutaba la humanidad antes de que Adán y Eva pecaran y se separaran de la presencia de Dios. Jesús sufrió la muerte en la cruz por nosotros para que podamos disfrutar de la vida eterna junto a Dios a partir de ahora.

Sin la muerte no hay cielo, y por eso Cristo, como ejemplo, murió a su propia autoridad celestial y a su propia voluntad mientras estaba en la tierra y se sometió completamente a la voluntad del padre. Del mismo modo, nosotros solo experimentaremos el cielo y una unidad completa con Dios una vez que también muramos a nosotros mismos. Morir a nuestros sueños, deseos personales y la forma de pensar. Si no puedes morir a tu identidad, tu entendimiento de todas las cosas y tus logros, crearas obstáculos para sentir lo que es el cielo ahora mismo.

Dios solo puede usarte de verdad para grandes obras cuando le das muerte por completo a todas aquellas cosas que te daban algún valor antes de que conocieras a Jesús como tu único salvador. Por eso Cristo dijo que tenemos que nacer de nuevo para entrar al cielo. El sentido común y lo que el mundo normalmente nos enseña contradice este concepto de ponerse al final de la fila en lugar del primero para prosperar en la vida. La Biblia es muy clara acerca de morir a sí mismo para lograr la vida eterna en la presencia de Dios.

(“Los tres Hebreos podían decir ‘no’ al rey porque no le daban importancia a su supervivencia. La viuda en 1 Reyes 17 estaba dispuesta a darle su ‘única’, su ‘última’ y ‘todo de ella’ al profeta Elías, porque ella no tenía una ‘mentalidad de supervivencia’. Nelson Mandela dijo: ‘Con mucho gusto volvería a esa prisión en la isla, si eso significara liberar a mi gente’ “-Bob Gass)

Nos llamamos Cristianos Nacidos de Nuevo porque primero hemos muerto a nuestros deseos naturales y hemos resucitado con Cristo en lo espiritual.

Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Jehová Ropheca, El Señor nuestro médico, el que nos sana, Jehová Hoseenu, El Señor nuestro hacedor, y Jehová Eloheenu, El Señor nuestro Dios.
• Gracias Señor porque no eres un Dios lejano, sino uno cercano a nosotros.
• Gracias por poner el cielo a disposición de cualquiera que esté dispuesto a morir a sí mismo.
• Deseamos experimentar el cielo en la tierra ahora mismo a través del poder del Espíritu Santo.
• Enséñanos a desear y caminar constantemente en Tu presencia.
• Perdónanos por aferrarnos a nuestra sabiduría, nuestro entendimiento y nuestro sentido común, en lugar de rendirnos a Tu Palabra.
• Ayúdanos a morir a nosotros mismos y a comprender que morir es ganar a Cristo.
• Enséñanos a disminuir para que Cristo crezca en nuestras vidas.
• Deseamos profundamente vivir la vida sobrenatural que has preparado para nosotros mientras continuamos tomando Tu mano y rindiéndonos a Tu voluntad.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *