Skip to content

Sueña A Lo Grande

 

(Génesis 37:5) “Y José tuvo un sueño y cuando lo contó a sus hermanos, ellos lo odiaron aún más!”

(Nehemías 4:1-2) “Y sucedió que cuando Sanbalat se enteró de que estábamos reedificando la muralla, se enfureció y se enojó mucho. Y burlándose de los judíos, habló en presencia de sus hermanos y de los ricos de Samaria, y dijo: ‘¿Qué hacen estos débiles judíos? ¿La restaurarán para sí mismos? ¿Podrán ofrecer sacrificios? ¿Terminarán en un día? ¿Harán revivir las piedras de los escombros polvorientos, aun las quemadas?’

 

No todos con quien compartas tus sueños en la vida te apoyaran o incluso animaran a conseguirlos. En realidad, la mayoría de ellos te dirán que es ridículo, difícil o imposible de conseguir e incluso que no tienes el talento ni la paciencia para verlos cumplidos. Esto sucederá tanto con tus metas en lo natural como con los sueños que Dios te muestre para tu vida. Lo único que debes tener en cuenta es que las personas negativas que te rodean pueden tener razón sobre tus metas en lo natural, pero están completamente equivocadas sobre los sueños que Dios te ha dado.

A veces, cuando compartes tu sueño con otros, les recuerdas cómo han renunciado a sus propios sueños y te envidiarán. Solo porque se casaron sin el debido consejo Pastoral o por pura rebeldía, ¿por qué deberías tener tú una mujer de Dios? Solo porque desperdiciaron su juventud persiguiendo los placeres del pecado, ¿por qué deberías tener todas las cosas en orden en tu vida?

Lo que Dios ponga en tu corazón, no estará basado en tus talentos, tus esfuerzos o en tu propia voluntad para cumplir ese sueño. Lo único que tienes que hacer es no soltar ese sueño, sin importar los desafíos ni lo que digan los demás. Dios quiere ser glorificado a través de tu vida, por eso se asegurará de que todos se queden boquiabiertos cuando estos sueños se cumplan.

José tuvo un sueño que sus hermanos odiaron. Pero no dejo de creer en ese sueño incluso cuando sus hermanos lo vendieron a la esclavitud, cuando fue acusado falsamente de intentar violar a la esposa de Potifar, e incluso cuando lo metieron en prisión y se olvidaron de él durante años. Confió en que Dios no le fallaría y, finalmente, se convirtió en el segundo al mando en Egipto y fue quien Dios usó para salvar a la nación hebrea de la hambruna.

Cuando Nehemías tuvo la pasión por reconstruir los muros de Jerusalem, todos los reyes de los alrededores se rieron de él y se burlaron de sus esfuerzos. Pero Dios le dio la estrategia y la provisión completa para construir los muros en un tiempo récord.

 

Dios quiere mostrarte las grandes y maravillosas cosas que tiene en plan para ti, pero eso requiere pasar tiempo con Él, echando a un lado todos los pensamientos negativos que te tienen deprimido, y empezar a proclamar la Palabra de Dios con fe.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Aquel que es reverenciado por todos los que te rodean. El Señor que es alabado por Querubines y Serafines. Señor, Tú eres mi escudo, mi Gloria, y Quien levanta mi cabeza.
• Gracias, Padre, porque tienes planes para nosotros que van más allá de nuestra imaginación.
• Gracias, que no importa lo que hayamos recibido de Ti como promesa o sueño, Tú eres capaz de cumplirlo.
• Perdónanos por prestar oídos a las personas negativas que nos rodean y renunciar a nuestros sueños.
• Perdónanos por cansarnos de esperar y también por rendirnos porque las cosas no ocurrieron cuando esperábamos.
• Perdónanos por reírnos de otros que fueron lo suficientemente valientes como para soñar en grande y creer en cada promesa que recibieron de Ti.
• Ayúdanos hoy a hacernos con ese sueño o meta que Tú pusiste en nuestro corazón.
• Te pedimos que cambies cualquiera de nuestros errores del pasado para nuestro beneficio y para Tu gloria.
• Declaramos que cumpliremos cada propósito divino que has declarado sobre nuestras vidas.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *