Skip to content

¿Te Preguntas Porque Eres Un Blanco?

https://youtu.be/yoWFlIKuXCM

 

(2 Corintios 11:23-27) “¿Son servidores de Cristo? (Hablo como si hubiera perdido el juicio.) Yo más. En muchos más trabajos, en muchas más cárceles, en azotes un sinnúmero de veces, a menudo en peligros de muerte. Cinco veces he recibido de los judíos treinta y nueve azotes. Tres veces he sido golpeado con varas, una vez fui apedreado, tres veces naufragué, y he pasado una noche y un día en lo profundo.“

“Con frecuencia en viajes, en peligros de ríos, peligros de salteadores, peligros de mis compatriotas, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajos y fatigas, en muchas noches de desvelo, en hambre y sed, a menudo sin comida, en frío y desnudez.”

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el diablo solo te ataca constantemente a ti y no a otros cristianos? Es porque eres una amenaza para el reino de las tinieblas y estás ganando terreno. Un soldado que corre para esconderse y no sabe cómo liderar a otros, no es una amenaza para el enemigo. Es el líder, comandante en jefe quien motiva y hace avanzar a otros en la batalla quien es la verdadera amenaza. Es por eso que los que están en el ministerio siempre se enfrentan a desafíos, dificultades y luchas que la mayoría de los otros creyentes no se pueden ni imaginar.

Sin embargo, sin estos desafíos, no estarían capacitados para estar en la posición ministerial que llevan. Si le preguntas a cualquiera de los que han estado sirviendo ya un tiempo en la iglesia, cuál es la clave para seguir fielmente año tras año, y la clave para tener la unción y el nivel de fe que tienen, todo lo que pueden hacer es mostrarte sus cicatrices.

Por lo tanto, si sientes que has sido abusado, malinterpretado, juzgado, insultado, rechazado, apuñalado por la espalda o incluso tratado injustamente, entonces, ten por seguro de que Dios te está usando para cambiar corazones y traer almas perdidas a los pies de Jesús.

Si no fueras fructífero y eficaz como embajador de Cristo, serio con tu tiempo de oración, poderoso en la predicación y evangelismo, el diablo no te molestaría. Pero, eres poderoso y una amenaza directa para el diablo, por lo tanto, te enfrentas a estas cosas. Esto es cierto no solo para los que están en el ministerio, sino también para cualquiera que haya elegido seguir a Cristo e ignorar los caminos de un mundo caído. Así que sigue poniendo te de rodillas y comienza a destruir los planes del reino de las tinieblas.

Sin embargo, si no eres un seguidor de Cristo y todavía te enfrentas a constantes problemas, probablemente se deba a que has rechazado los mandamientos de Dios y estás viviendo de acuerdo con tu propia ley moral. En este caso, lo más seguro es que nadie te este atacando, ya que el sueldo del pecado es la muerte y la destrucción, y Cristo no interferirá para salvarte de tus problemas hasta que corras hacia Él.

(“Cuando un deportista comienza a anotar putos en el marcador, ¿Qué hace el equipo contrario? ¡Asignan a sus mejores jugadores para bloquearlo! La guerra sobre tu vida hoy es solo una indicación de tu valor para Dios. El ataque que estás aguantando es ¡porque tienes la habilidad de anotar más goles!” – Bob Gass)



Si tu misión es de parte de Dios, ¡atraerás los ataques como un imán!

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Santo y sin mancha, Tú eres inmaculado, Mi Libertador.
• Gracias, Señor, por elegirme para ser parte de tu ejército celestial.
• Te presentamos todos nuestros desafíos y te agradecemos por ser todopoderoso para librarnos de cada lucha.
• Declaramos que somos más que victoriosos a través de Cristo Jesús y que la batalla te pertenece a Ti.
• Te pedimos que nos ayudes a perdonar a aquellos que nos han decepcionado y herido en el pasado.
• Danos una estrategia hoy para lidiar cualquier cosa que el diablo nos lance.
• Declaramos que estamos conquistando terreno y trayendo Tu reino a la tierra.
• Sabemos que todo a lo que nos enfrentamos en este momento también será un testimonio para la gloria de Jesús.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *