Skip to content

Tener Una Victoria Incompleta

 

(2 Reyes 13:18-19) “Entonces añadió: ‘Toma las flechas;’ y él las tomó. Y dijo al rey de Israel: ‘Golpea la tierra;’ y él la golpeó tres veces y se detuvo. Y el hombre de Dios se enojó con él, y dijo: ‘Deberías haber golpeado cinco o seis veces, entonces hubieras herido a Aram hasta exterminarlo. Pero ahora herirás a Aram solo tres veces.’

(Lucas 10:27) “Y él respondiendo, dijo: ‘Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de todas tus fuerzas, y de todo tu entendimiento; y á tu prójimo como á ti mismo.’

 

¿Has oído el dicho “Si vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo bien?” Esto es tan cierto para todas las áreas de nuestra vida, cada relación, cada tarea y todo aquello en lo que queremos tener éxito. Dios no espera menos de nosotros y nuestra pasión y voluntad para acabar una tarea tendrá un resultado directo en nuestra victoria. Es nuestro compromiso lo que determinará el tamaño de nuestro éxito y cuánto tiempo podremos disfrutar de ello. Es fácil llegar a la cima, pero permanecer allí estará basado en la solidez de los cimientos que hayas construido para ti mismo.

El rey Joas acudió al profeta Elías en busca de ayuda cuando Siria lo atacó. Elías le dio una orden para hacer algo en lo natural que al principio parecía no tener ningún sentido, pero que en realidad representaba el número de batallas que ganaría el rey Joas. Si tan solo hubiera puesto más pasión en esa instrucción y hubiera seguido golpeando las flechas unas cuantas veces más, habría aniquilado por completo al enemigo.

Dios no tiene ninguna dificultad en destruir por completo a nuestros enemigos, por lo tanto, somos nosotros los que carecemos de la pasión, el compromiso y la determinación para vernos libres. Nuestros enemigos pueden ser nuestra salud, la falta de dinero, la depresión, el temor, la pereza con la obra de Dios o incluso nuestro deseo de complacer les a todos y estar sin ganas de luchar en medio de la batalla. Es hora de activar tu fe, reavivar el fuego por Dios y poner en acción Sus instrucciones.

Lo más triste de una vida es cuando alguien tuvo todas las oportunidades, recursos, talentos, conexiones y favores, y aun así, acabo sin poder disfrutar de las bendiciones que Dios tenía preparada para él. Incluso seguirle a Cristo y amar a Dios requiere todo nuestro corazón, alma, fuerza y mente. Él no aceptará otra cosa si de verdad confesamos que queremos servirle.

 

Dios nos ha dado las instrucciones, así como flechas (las promesas) para usar contra el enemigo. Es decir, orar Su Palabra sobre nuestras situaciones, derrotar al enemigo en lo espiritual y obtener la victoria total en lo natural. Es hora de ponerle un poco de pasión.

 


Oraciones

• Jesús, tomaste y cargaste con nuestras enfermedades y nuestras dolencias. Se burlaron de ti en nuestro lugar. Eras despreciado por la gente. Tú eres la resurrección y la vida.
• Gracias por declararnos victoriosos incluso antes de entrar en cualquier batalla.
• Gracias por darnos la estrategia correcta para cada situación.
• Perdónanos por no ponerle pasión, compromiso y dedicación en las instrucciones que nos das.
• Perdónanos por darnos por vencidos después de algunos intentos o algunas oraciones con respecto a nuestra situación.
• Enséñanos a tomar cada tarea con seriedad y a estar decididos a verla cumplida con excelencia.
• Declaramos que, a diferencia de Joas, seguiremos golpeando al enemigo hasta que sea completamente destruido.
• Decidimos amar al Señor con todo nuestro corazón, mente, fuerza y alma.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *