Skip to content

¡Toda Rodilla Se Doblara!

 

(1 Corintios 15:52) “En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.”

(Filipenses 2:10-11) “para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla; de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.”

 

Hay más de trescientas profecías en el Antiguo Testamento acerca de la primera venida del Mesías que fueron cumplidas por Jesús. Sin embargo, tenemos miles de profecías acerca de su regreso por segunda vez para gobernar y reinar la tierra. Incluso las antiguas escrituras de los Vedas hindúes hablan de un Dios que viene a la tierra en forma de hombre para morir por nuestros pecados. El Corán también menciona el regreso del Mesías, Jesús, a la tierra. Entonces, una cosa que no podemos negar es que Cristo vino a la tierra en el pasado y regresará pronto para aquellos que lo han aceptado en sus corazones.

La Biblia nos asegura que al sonido de la última trompeta, en un abrir y cerrar de ojos, todo cambiará y el mundo que conocemos llegará a su fin. En primer lugar, los que murieron siguiendo a Cristo resucitarán con un cuerpo nuevo, y los Discípulos de Cristo aún vivos serán transformados de tener un cuerpo corruptible a uno sobrenatural que no estará sujeto a las leyes de la física.

No experimentaremos la muerte ni la descomposición, podremos atravesar paredes y tele-transportarnos de un lugar a otro en un instante, tal como lo hizo Felipe en el libro de los Hechos.

Lo que representa la Última Trompeta se interpreta de diferentes maneras, pero lo que sí es seguro es que se escuchará por toda la tierra. Algunos creen que la trompeta representa el regreso de Jesús después de una serie de eventos devastadores, mientras que otros interpretan la trompeta como el sonido de un llamado a la batalla final del Armagedón. Podemos debatir lo que la Trompeta simboliza todo el día, pero no podemos negar que definitivamente sucederá, y que todos verán a Jesús regresar después de eso, y que puede suceder en cualquier momento.

Sin importar como o cuando suceda, habrá una cosa que toda criatura tendrá que hacer. Cada uno de nosotros tendremos que inclinarnos y confesar con nuestra boca que Jesucristo es el Señor. Sí, todos. Hindúes, musulmanes, cristianos, budistas, satanistas, ateos, homosexuales, adúlteros, ricos, pobres y hasta los ángeles caídos.

Sin embargo, algunos confesarán que Jesús es el Señor con gozo en sus corazones porque han sido perdonados de sus pecados y han aceptado a Jesús como su único Señor y Salvador, mientras que otros lo confesarán con remordimiento y rechinando los dientes porque se enfrentarán al juicio de Dios y la eterna separación en el Infierno.

 

Es tu decisión cómo te inclinarás cuando Jesús regrese, ya sea con total derrota y tristeza o con total reverencia y victoria.

 


Oraciones

• Señor, Tú eres Diadema de hermosura, eres Niño e Hijo, lleno de gracia y compasión.
• Gracias, Padre, por la promesa del Mesías que quitaría nuestros pecados para siempre.
• Gracias por las profecías cumplidas que nos aseguran el regreso de nuestro salvador en cualquier momento.
• Perdónanos de cualquier pecado consciente que no nos haga dignos de ser los que reinarán y gobernarán con Jesús a Su regreso.
• Gracias porque seremos transformados en un nuevo cuerpo en un abrir y cerrar de ojos.
• Mantennos vigilantes Señor y esperando Tú venida.
• Pedimos que seamos de aquellos que se postrarán en gozo y victoria declarando que Jesús es nuestro Señor.
• Pedimos que aquellos por quienes estamos orando también tengan el gozo que nosotros tendremos y que ninguno se pierda por la eternidad en el Infierno.
• Declaramos ahora mismo que Jesucristo es el único Señor, el único Dios y el único Salvador.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *