Skip to content

Todo Opera a Tu Favor

 

(2 Corintios 4:14-18) “sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará por Jesús, y nos presentará con vosotros. Porque todas las cosas son hechas por amor a vosotros, para que la abundante gracia, mediante la acción de gracias de muchos, redunde para la gloria de Dios. Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.”

“Porque nuestra leve aflicción, la cual es momentánea, produce en nosotros un inmensurable y eterno peso de gloria; no mirando nosotros a las cosas que se ven, sino a las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, mas las que no se ven son eternas.”


(Romanos 8:28) “Y sabemos que todas las cosas ayudan a bien, a los que aman a Dios, a los que conforme a su propósito son llamados.”

 

Si en estos momentos te enfrentas a un tiempo de lucha constante y dolor, no te preocupes, es solo por una temporada. Sin embargo, si ocurre lo contrario, estate alerta, ya que también es temporal. Ambas temporadas de bendición o escasez, tiempos de tremenda alegría o tristeza, y tiempos de refugio o miedo son parte de nuestro caminar diario con Cristo. De esta manera tendremos un testimonio para todos ya que nos dará empatía por los que están sufriendo y al mismo tiempo nos permitirá hablar palabras de esperanza por un futuro brillante.

Hay quienes creen que si uno está en la voluntad de Dios, la vida es un camino de rosas, siempre soleado, helado de chocolate con nata y que constantemente deberíamos de estar festejando. Esto no es bíblico y aquellos que predican esto realmente no han tenido su fe probada ni han aumentado en el conocimiento de Cristo.

(“Hay momentos en los que todo lo que intentas hacer te parecerá que está saliendo mal. Independientemente de tu fe y tu consagración, las adversidades seguirán viniendo. No puedes orar para eliminar las estaciones de Dios. El Señor tiene un propósito cuando no permite que estés constantemente trayendo frutos en abundancia. Necesitas temporadas de lucha así como temporadas de éxito. Estos tiempos de dificultad destruyen el orgullo en nuestra propia capacidad y aumentan nuestra dependencia en Dios.”

“Pablo nos enseña que estas leves aflicciones son solo durante un tiempo. El hecho de que no puedas cambiarlo no significa que no puedas sobrevivir. Si no sabes cómo cambiarlo, ¡sobrevive! Sé cómo un árbol. En invierno restaura silenciosamente su fuerza, preparándose para la próxima temporada de frutos. Si miras hacia atrás en tus logros, notarás que todos son por temporadas”. – Bob Gass)

 


Dios sabe lo que está haciendo y por qué. Todo lo que tenemos que hacer es seguir confiando en Él y depender completamente del poder de la resurrección de Cristo. Si realmente amas a Dios y Jesús es lo primero en tu vida, todo funcionará a tu favor y para aquellos con quienes te relacionas.

 

 

Oraciones

• Amado Jesús, Tu eres como la gacela de un ciervo, eres amado por las vírgenes, eres amado por los justos.
• Gracias Padre, por cuidarnos y preocuparte por todo en nuestras vidas.
• Sabemos que nos amas y que siempre nos cuidarás.
• Perdónanos por dudar de Ti en nuestros tiempos de lucha y ayúdanos a entregarnos completamente a Tu voluntad.
• Declaramos que esta lucha presente también pasará y saldremos más fuertes y llenos de poder.
• Permítenos aprovechar al máximo cada situación y utilizarla como testimonio para Tu gloria.
• Declaramos que cada temporada de sufrimiento está produciendo en nosotros un eterno peso de gloria incomparable.
• Invocamos el poder de la resurrección de Jesucristo y te pedimos que nos levantes hoy por encima de toda situación.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *