Skip to content

Vida En Abundancia

(Salmos 16:11) “Me mostrarás la senda de la vida: Plenitud de gozo hay en tu presencia; delicias en tu diestra para siempre.”

(Mateo 6:33) “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

(Juan 10:10) “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

 

Satanás es un ladrón que solo quiere matar, robar y destruir todo en tu vida. Algunas de sus armas son el resentimiento, la falta de perdón, las expectativas fallidas y el miedo al futuro. Estos son algunos de los resultados de lo que otros te han hecho y pueden robarte toda la alegría de la vida. Aquellos que te lastiman siguen con su vida, tal vez ni siquiera siendo conscientes de lo que han hecho, mientras tú dejas de vivir, amar y nunca más confías en las personas.

La palabra utilizada en Juan 10 en griego es “Klepto” de donde obtenemos la enfermedad “cleptómano”. Al contrario de “robar”, “hurtar” es quitarte algo sin que te des cuenta. Cuando alguien te atraca a mano armada, dices “te robaron” o “atracaron”, pero cuando alguien te quita la cartera del bolsillo, se llama “hurtar”. Así es precisamente como Satanás te roba el gozo de la vida, lenta y silenciosamente hasta que puedes pasar años e incluso décadas perdiendo muchas de las bendiciones que Dios te da.

Pasé muchos años engañado por Satanás perdiéndome el plan de Dios para mí vida. Lentamente me alejé de la presencia de Dios y me encontré perdido y atrapado en un círculo vicioso de resentimiento, autocompasión y placeres pecaminosos para poder encontrarle un propósito en la vida. Un día, Dios abrió mis ojos y me di cuenta de cómo Satanás me había manipulado como un títere, no solo para destruir mi futuro sino también para lastimar a otros.

Jesús nos promete vida y vida en abundancia. Esta abundancia comienza con el amor que Él pone en nosotros para poder amar, confiar y perdonar a los demás, haciendo así crecer ese amor. Empezamos a ser capaces de discernir lo que es real de las mentiras de Satanás, y a estar llenos de conocimiento divino. Disfrutamos cada momento, apreciamos cada gesto y en serio apreciamos cada experiencia. Los placeres sencillos ahora son más que suficientes para brindarnos alegría.

Una buena forma de saber si tienes el amor de Cristo en ti es si estás dispuesto a salir de tu camino para conocer gente nueva y compartir Su amor con aquellos que te puedan rechazar. Ahora, nuestra vida ya no se limita a nuestros sentimientos o emociones, sino que podemos ver toda la película y nos damos cuenta de la abundancia disponible para nosotros, si dejamos de solo enfocarnos en nosotros mimos.

 

Amar a los demás sin esperar que ellos también te amen, es la clave para una vida feliz. Esto es parte de la vida en abundancia que promete Jesús.

 

Oraciones

• Jesús, Tú eres el maestro de parte de Dios, el Apóstol Mayor, el Profeta Mayor.
• Gracias Padre porque se nos promete vida y vida en abundancia a través de Jesús.
• Gracias porque nos has abierto los ojos y nos has hecho conscientes de cómo Satanás nos está robando la vida.
• Perdónanos por ignorar la estrategia del enemigo para derribarnos y evitar que vivamos de acuerdo a Tu plan perfecto.
• Te pedimos que nos sigas llenándonos de  tu amor para que podamos escoger aquellas cosas que son puras e intachables.
• Mantennos cerca de Ti para que sigamos llenos de frutos de justicia.
• Te pedimos que sigamos creciendo en tu amor, en conocimiento y la capacidad de discernir.
• Declaramos que comenzaremos a vivir la vida en abundancia, incondicionalmente perdonando y amando a los demás.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *