Skip to content

Vuelve A Tu Tarea

https://youtu.be/0gCNsgQsRC4

 

(2 Corintios 10:13) “Mas nosotros no nos gloriaremos desmedidamente, sino dentro de la medida de la esfera que Dios nos señaló como límite para llegar también hasta vosotros.”

(Josue 5:13-14) “Y sucedió que cuando Josué estaba cerca de Jericó, levantó los ojos y miró, y he aquí, un hombre estaba frente a él con una espada desenvainada en la mano, y Josué fue hacia él y le dijo: ‘¿Eres de los nuestros o de nuestros enemigos?’”

“Y él respondió: ‘No; más bien yo vengo ahora como capitán del ejército del SEÑOR.’ Y Josué se postró en tierra, le hizo reverencia, y dijo: ‘¿Qué dice mi señor a su siervo?’

 

Dios nos conoce mejor que nosotros a nosotros mismos. No hay nada que podamos esconder de Él. Incluso sabe lo que vamos a pedir antes de que empecemos a orar. Él conoce nuestros talentos, debilidades, limitaciones y potencial. De acuerdo a este conocimiento Él nos asigna posiciones y obras para que tengamos éxito. Nuestra única responsabilidad es escuchar Su voz y dar nos cuenta de dónde Él quiere que estemos.

No podemos compararnos con los demás, y creernos que tienen un mejor estatus social, más fama o una vida mejor, ya que no conocemos qué luchas han tenido que superar para estar donde están. No tenemos ni idea de los sacrificios que han hecho para lograr sus objetivos. Tal vez tú no seas el más adecuado para ese puesto, sin importar como de glamoroso parezca.

Al igual que cuando navegamos con un GPS, si has tomado un giro equivocado con respecto a tu llamado, en estos momentos estará diciendo “recalculando nueva ruta”. No lo ignores creyendo que conoces una mejor manera de lograr tu vocación. Detente, da un paso hacia atrás y regresa al llamado que Dios tiene para ti durante esta etapa de tu vida.

Si quieres ser pastor, tal vez primero necesites servir mesas y limpiar los baños por una temporada. O tal vez primero necesitas predicar en las calles de tu ciudad y enfrentarte a la vergüenza, la oposición y los insultos para ver si tienes lo que hace falta para de verdad predicar a los perdidos.

Toda tarea fundada en Dios será fructífera y llena de recompensas, siempre y cuando sigamos siendo fieles hasta que Dios decida cambiarnos de posición o tarea. Si no, es posible que aun des frutos, pero estarán fuera de temporada, y tal vez demasiado poco y demasiado tarde. Solo Dios puede ver el cuadro en su totalidad y ayudarnos a evitar que tomemos decisiones equivocadas.

Solo vale la pena hacer lo que es de parte de Dios. El resto se desvanecerá y desaparecerá con el viento.

 

La unción solo fluirá cuando estés haciendo la tarea encomendada, en el lugar asignado y en el tiempo de Dios.

 

Oraciones

• Padre, Tú eres todopoderoso, no hay nada imposible para Ti. Eres Omnipotente.
• Gracias por tener un plan único y divino para cada uno de nosotros. Te agradecemos por darnos los talentos y la fuerza necesarios para ser fructíferos.
• Perdónanos por habernos desviado de nuestro plan original en Ti. Te pedimos que nos ayudes a regresar a nuestro llamado inicial.
• Perdónanos por compararnos con los demás y no apreciar el trabajo que nos has encomendado. Te pedimos que veamos el valor eterno de lo que estás haciendo a través de nosotros.
• Declaramos que ahora estamos andando ordenadamente, que daremos frutos para la eternidad, que serán en su tiempo, y que traeremos gloria al nombre de Jesús.
• Somos instrumentos fuertes y poderosos en Tus manos y te pedimos que cumplamos aquello para lo cual nos elegiste y nos salvaste.
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amen

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *